Empresas de turismo se reinventan frente a la crisis

Respuesta de empresas turisticas al covid-19

Los efectos que ha traído consigo esta pandemia son más que notorios: desde aeropuertos despoblados hasta habitaciones intactas; cancelación de reservas; planes vacacionales interrumpidos; vuelos aplazados y, por supuesto, cientos y cientos de trabajos en riesgo de extinguirse, como ya se ha visto con muchos otros empleos a nivel turístico, no sólo en México sino en el mundo.

Desde el primer asomo del coronavirus hasta ahora, los expertos en el ámbito turístico no han dejado de especular y de medir cuál podría ser el saldo, a nivel monetario, al concluir este 2020.

A finales de febrero, Gloria Guevara, presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, en una entrevista para el portal noticioso El Mundo, habló del impacto global del COVID-19 en el turismo; aseguró que, si tan solo China dejara de viajar, privaría al mundo de nada menos que 22 mil millones de dólares. Esta información ha sido repetida por Guevara tras días posteriores y en distintos medios: se trata de cálculos realizados entre WTTC y Oxford Economics, a partir de la experiencia vivida en las crisis del SARS o el H1N1.

Pero a medida de que el virus se desplaza, las noticias también van envejeciendo y quedando obsoletas en cuestión de días. Más recientemente, los estragos del brote han llegado a equipararse con los atentados terroristas del 11 de septiembre, una fecha determinante, sin duda: tan solo para las aerolíneas, en 2001, los ingresos disminuyeron un 7% (23 mil millones de dólares), mientras que, en 2020 podrían caer hasta un 20% (entre 63 mil millones y 113 mil millones de dólares). Estos datos han sido emitidos por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

¿Qué cambios se especulan después del COVID-19?

Seguramente habrá cierta reticencia por parte de la gente, lo que quizá, en un principio haga que no se sienta tan segura de viajar por placer y hospedarse en los hoteles. Pero los expertos aseguran que, a diferencia de las opciones que ofrece Airbnb, los hoteles ganarán puntos en cuestión de confianza, si siguen las medidas de limpieza correctas, que inspiren seguridad a sus huéspedes. Otro cambio significativo será la baja de precios al público, por lo menos en lo que se restablece la confianza de los viajeros y estos decidan salir, no solo por trabajo o necesidad, sino por gusto; los demás ajustes deberán ser generados por la misma industria hotelera. Y la mejor parte: puedes comenzar ahora.

Hacia un futuro post-COVID-19

Si bien, resulta preocupante acentuar más la crisis de salud, de economía y de miedo que estamos viviendo hoy, es importante que la hotelería se mantenga bien informada para tomar precauciones debidas y desatar su creatividad.

Pero primero es necesario entender que esto es algo transitorio. Hay que tomar acciones planteando mejores escenarios a futuro, y confiar en que ese futuro llegará a corto plazo.

¿Cómo desarrollar estrategias creativas?

Motivamos a los hoteles a que prevengan riesgos, pero también a que creen estrategias con miras hacia un futuro próximo y sano, en el que podamos ver en perspectiva (y con una mano en la cintura) el antes y el después del COVID-19.

Sé flexible en las políticas de cambios y cancelaciones

La flexibilidad es una muestra solidaria ante tus clientes. Muchos hoteles, incluso aerolíneas, ya han adoptado la medida de eliminar o reducir los cargos por cambios o cancelaciones en las reservas.

La eliminación de penalidades, en estos momentos, es una muestra de comprensión y apoyo para los huéspedes, incluso un modo de fidelizar a tus clientes, sobre todo cuando gran parte de los gobiernos han cerrado fronteras.

Ofrece beneficios que los clientes puedan obtener después de la crisis

Ofrece ofertas fuera de serie que puedan obtenerse ahora y disfrutarse después. Este pasado 4 de abril, GuruHotel lanzó la campaña de Save Indie Hotels, una iniciativa que busca apoyar a los hoteles mexicanos independientes y al sector de salud, a través de la comercialización online de gift cards. Así, cualquier persona interesada en tomarse un descanso, podrá disfrutar de una estancia con su familia y seres queridos una vez que finalice la crisis. Estas tarjetas podrán ser canjeadas durante el 2021.

Dado que el impacto que está dejando el brote de coronavirus no tiene precedente, muchos de los cambios y soluciones que vivirá la industria hotelera irán obteniendo un nombre propio a medida de que el tiempo avance. Lo cierto es que el sector hotelero no va a desaparecer, solo se transformará.

Sabemos que, por ahora, ‘turismo’ y ‘distanciamiento social’ no son palabras compatibles. Pero, si vemos esta crisis como una antesala hacia nuevas formas de construir una comunidad más fortalecida y crear una relación más estrecha entre las empresas y los clientes, entonces habremos ganado mucho.

Compartir artículo:

es_MXES
en_USEN es_MXES