Nuevas medidas que empresas turísticas adoptarán al terminar la crisis

Medidas empresas turísticas post covid-19

La crisis y el aislamiento que vivimos actualmente ha provocado que actividades tan placenteras como viajar con nuestros seres queridos, aventurarnos a conocer nuevos rincones del mundo o vacacionar en un sitio confortable, parezcan de un pasado lejano. Pensar en ello es motivo de nostalgia, cuando hacía semanas era cosa común.

Los efectos inmediatos de la crisis

Ante este cambio radical, las empresas turísticas han enfrentado la hostilidad de un panorama al que es difícil sobreponerse ahora. Por ejemplo, tan solo en México, mayo es el mes que ha presentado, hasta el momento, mayor concentración de reservas turísticas canceladas, casi un 50% en comparación con el periodo de marzo a diciembre de 2020, según los datos que ofrece Merca 2.0. A esto hay que sumar los estragos ocasionados a causa de la declaratoria del gobierno respecto a la suspensión de labores no esenciales en sectores públicos, privados y sociales: el cese de operaciones, la carencia de ingresos y, por ende, la supervivencia económica. Y sin embargo, no se dan por vencidas.

La industria turística saldrá avante, es un hecho, aunque con más cambios todavía y sin una fecha exacta de regreso a sus tareas cotidianas.

Saber enfrentar la crisis

Suena pesimista o preventivo, según como se vea, pero las crisis globales van y vienen, y es justo a partir de experiencias pasadas -como los atentados terroristas del 11 de septiembre, las epidemias del SARS o del H1N1- que los expertos en áreas de salud, economía y turismo pueden analizar y prepararse ante retos futuros. Crisis como las que se desataron tras los atentados terroristas del 11 de septiembre, la Gran Recesión, las epidemias del SARS o del H1N1 son precedentes para lo que vivimos hoy a causa de la pandemia de COVID-19.

Una brecha hacia nuevas ideas

Reinventar los usos de las instalaciones hoteleras

Un ejemplo es el caso del hotel Meliá Sarriá, de Barcelona, que decidió colaborar con una red de ambulancias de su ciudad y acondicionó sus instalaciones para convertirlas en un centro médico. La causa de la medicalización de los hoteles de España es bien sabida: los hospitales se encuentran saturados de pacientes. Por supuesto, Meliá Sarriá no es el único hotel que se ha adaptado a esta modalidad. Lo bueno de esto es que se ha evitado el desempleo para muchos trabajadores.

En este sentido, durante y después de la crisis sanitaria, las empresas hoteleras y el sector de salud podrían trabajar en simbiosis para atender nuevas estrategias que resguarden a sus pacientes y sus huéspedes.

Implementar tecnologías de vanguardia

Cómo será el contacto humano después del COVID-19? Sin duda, no permanecerá como antes lo conocíamos. La higiene extrema y la reducción de contacto físico abrirán puertas a las empresas para que inviertan en herramientas que ofrezcan confianza a sus clientes: desde sensores biométricos o dispositivos que no requieran ser tocados, hasta identificación de gestos y movimientos (como los que ofrecen ya algunas consolas de videojuegos). Estas transformaciones del contacto físico al digital, de la mano con las nuevas tecnologías de 5G, abrirán un panorama completamente inexplorado.

El potencial y la expectativa de la industria turística y sus consumidores Aunque el procedimiento sea mucho más difícil que su teoría, desarrollar nuevas habilidades que cubran, a su vez, nuevas necesidades sociales será un campo abierto para la industria hotelera y el sector turístico en general.

Si bien son muchos los efectos negativos que implica la llegada y la incierta persistencia del COVID-19, pese a todo, las empresas turísticas tendrán la oportunidad de poner a prueba su imaginación y su creatividad en estos tiempos “inactivos” en apariencia. Ver lo que nos espera en este ámbito podría ser emocionante después de todo.

Compartir artículo: