¿Es seguro visitar las playas durante la pandemia de COVID-19?

playas covid

Después de casi seis meses sin poder salir, finalmente comenzamos a ver esfuerzos por reactivar el turismo y la economía. Sin embargo, medios de comunicación y autoridades parecen estar en desacuerdo sobre la seguridad de reabrir el turismo y las playas por el COVID-19.

En muchos lugares con playas hermosas, estas continúan cerradas al público, a pesar de la reapertura de comercios como restaurantes, bares y centros comerciales, cuyos espacios cerrados han demostrado ser mucho más susceptibles a los contagios que los espacios abiertos y ventilados.

A pesar de todo, hay mucha desinformación y te puedes estar preguntando si es seguro acudir a las playas durante la pandemia de COVID, aunque se tomen todas las medidas de seguridad.

La situación de las playas en México

La pandemia del coronavirus ha tenido un gran impacto en el turismo, ya que afectó temporadas importantes como Semana Santa y vacaciones de verano para todo el sector. Como consecuencia, muchas empresas cerraron total o parcialmente y se perdieron empleos o se redujo drásticamente el salario base de muchos empleados.

Por eso, cuando algunos estados comenzaron a reabrir sus playas, se sintió como un respiro tanto para los empresarios de las zonas, como para los turistas ansiosos por salir y despejarse de los meses de encierro.

Por ejemplo, en Tamaulipas, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca dijo el pasado 17 de julio que se estaba analizando la reapertura de centros turísticos y de playas, todos bajo protocolos sanitarios, pero la decisión fue rechazada por el Comité Estatal de Seguridad en Salud.

Aunado a esto, existe la preocupación generada por los medios de comunicación que reportan noticias acerca de los aumentos en contagios tanto en Estados Unidos, como en algunos países europeos. Es muy frecuente observar en los medios de información imágenes de repertorio de destinos turísticos que tienen poca relación o afinidad con el contenido de los artículos y con la realidad actual de esas localidades.

Cuidado con la desinformación

Debido a toda la información con la que ahora contamos sobre el virus y las formas de contagio, sabemos que las playas son uno de los espacios con menos riesgo, debido a factores como la luz del sol, la humedad, el viento y el amplio espacio que nos permiten disfrutar, sin estar en contacto cercano con otros. Caso contrario de lo que ocurre en ambientes cerrados y con poca ventilación, como plazas comerciales y cines.

A pesar de esto, se ha convertido en algo muy común ver noticias sobre COVID en medios importantes que utilizan imágenes de playas, parques o espacios abiertos, cuando estos lugares implican menores riesgos de contagio.

Esto lleva a muchas personas a asociar de manera indirecta que el acudir a la playa, aún con las medidas adecuadas, está relacionado directamente con el hecho de que se esparzan los contagios, lo cual no es necesariamente cierto.

¿Es seguro o no acudir a las playas tras el COVID?

En un estudio reciente se ha comprobado que compartir un espacio interior como una casa, restaurante, comercio o transporte, conlleva un gran riesgo de infección por SARS-CoV-2, ya que cerca del 90% de los casos de contagio estudiados sucedieron en un espacio cerrado con poca circulación de aire y donde el tiempo de exposición con el virus es mucho mayor.

Por el contrario, los espacios abiertos como parques, autocinemas y playas, en primera instancia, son formas seguras de esparcimiento y diversión, factores muy importantes para la salud mental de las familias durante esta pandemia de COVID.

De acuerdo con Julia Marcus, epidemióloga de Harvard, “cuando la gente encuentra formas de menor riesgo para disfrutar de sus vidas, eso es en realidad una victoria de la salud pública”.

A pesar de que, en México, la recomendación de la Secretaría de Salud continúa siendo la de evitar el contacto con multitudes, también ya estamos comenzando a vislumbrar la nueva normalidad, ya que después de tanto tiempo de inactividad, la economía y el turismo necesitan reactivarse.

En conclusión, acudir a las playas es una manera segura de disfrutar y descansar de los días en casa, siempre y cuando respetemos el distanciamiento social, el uso de cubrebocas, lavarnos las manos, etc.  

Simplemente tenemos que estar atentos ante la posible desinformación en medios de comunicación y evitar ser alarmistas, concentrarnos en la evidencia científica y atenernos a cumplir con lo necesario para seguir cuidándonos y poder impulsar el turismo de manera segura.

Compartir artículo:

es_MXES
en_USEN es_MXES